Leyenda del aura blanca

En mayo de 1860 un ave blanca apareció entre la bandada de auras que sobrevolaban el hospital de San Lázaro y la Quinta Simoni. En junio, el ejemplar fue expuesto en la Casa de Gobierno. Su captor había sido el doctor José Ramón Simoni Ricardo, director honorífico del hospital. Empero, el pueblo creó una tradición inmortalizada por La Avellaneda:

Gozaba el religioso franciscano José de la Cruz Espí (1763 - 1838), el Padre Valencia, del cariño del pueblo principeño: brindaba servicios, mediaba en disputas y aconsejaba. Un día decidió construir un lazareto y lo logró. Era el hospital el orgullo de la ciudad. Pero he aquí que murió, y llegó la escasez y el hambre para los míseros leprosos.

Cuentan que las auras tiñosas recorrían ya el abandonado huerto del hospital, en espera de los cuerpos de los famélicos enfermos. De repente apareció un ejemplar albino de la especie. El "aura blanca" se dejó coger mansamente, y hasta dicen que parecía querer acariciar las llagadas manos de sus captores.

Al día siguiente todo Puerto Príncipe comentaba que el alma del Padre Valencia, tantas veces invocadas en medio de los sufrimientos de los lazarinos, había bajado a ellos. El interés general fue tal que se hizo una exposición pública del ave. Se puso precio a la entrada. Lo recaudado se destinó a aliviar las perentorias necesidades del hospital. Con igual propósito fue paseada por el país...

Para incrementar la recaudación, el "aura blanca" fue después rifada. Vendida para seguir obteniendo el dinero que tanto precisaba el hospital, llegó a Matanzas, allí la adquirió —en perfecto estado de salud— el sabio naturalista Don Francisco Ximeno, para su zoológico personal. Allí murió; y se realizó el trabajo de taxidermia en 1864. Ximeno la mantuvo entre los ejemplares de su colección hasta 1884, cuando la vendió al Museo de Historia Natural del Instituto Provincial de Segunda Enseñanza, donde estuvo casi un siglo, y luego en la librería "El Pensamiento". Hoy se puede ver en el Museo Provincial de la Atenas de Cuba, en el Palacio de Junco.

Este ejemplar albino de la especie Cathartes aura es uno de los exponentes más antiguos de Cuba. Menos antiguo, y sin el aura de la leyenda, hay otra aura blanca en el Museo Provincial de Camagüey. (Texto: Héctor Juárez Figueredo. Tomado del Sitio de Información Turística de Camagüey).


1 comments:

At 6:10 p. m., Anonymous Anónimo said...

Gracias por divulgar estas historias que preservan nuestras tradiciones e identidad.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home